Los beneficios de la siesta

Written by Ángel José Dolón. Posted in Uncategorized

20140717-085436-32076240.jpg La siesta es considerada como uno de esos pequeños placeres de la vida, especialmente recomendable en todos los sentidos por sus claros beneficios para la salud de las personas que la “practican” •Alivia tensiones, además de relajar. •Ayuda a descansar y a despejar la mente. •Aumenta la capacidad creativa, la intuición, la imaginación, y la propia capacidad de resolver problemas. •Previene el envejecimiento y alarga la vida, dado que, según algunos estudios, su efecto reparador es capaz de combatir los radicales libres. •Es bueno para mantener una belleza sana y natural, puesto que nos ayuda a reflejar luminosidad y frescor. •También es positiva para mantener una buena salud psíquica especialmente porque nos ayuda a mantenernos positivos y a tener buen humor. •Reduce el riesgo de infarto •Aumenta el rendimiento, eliminando la fatiga tanto física como mental. •Combate la ansiedad y el estres. •Provoca una sensación de bienestar. ¿Cuánto es necesario dormir durante la siesta? Aunque se piense lo contrario, la siesta más recomendable, para poder disfrutar así de todos sus beneficios, es la que oscila entre unos 10 minutos y 1 hora, aunque una siesta corta de 15 a 20 minutos sumada a ocho horas de sueño es ideal para disfrutar todos sus beneficios.

El peligro de las chanclas

Written by Angel Dolón. Posted in Uncategorized

Las chanclas no deben usarse a diario ya que ofrecen muy poco apoyo y dejan sin protección a los pies. Al ser un calzado de suela plana, no ofrece apoyo al arco natural del pie y pueden resultar en dolores en las rodillas, los tobillos, las pantorrillas, la espalda y hasta la cadera. Por estas razones es que solo están recomendadas para ser usadas en momentos específicos, como ir a la piscina o playa, o tomar una ducha en un sitio público, ya que previene el contagio de infecciones a los pies, pero no están recomendadas para caminatas prolongadas. La razón es obvia: al quedar el pie destapado en contacto con la tierra, el agua o el mismo sudor del pie (la mayoría de ellas están hechas de caucho) puede resultar en la formación de bacterias que crean hongos o el doloroso pie de atleta. Las chanclas también crean ampollas y con frecuencia está asociado a caídas, lesiones de tobillo y hasta fracturas de huesos como resultado de tropiezos. El uso de sandalias se debe limitar a un par de horas.

Daños con el paso del tiempo

El uso inadecuado de este calzado a largo plazo puede derivar en una fascitis plantar (inflamación del tejido conectivo del pie), una tendinitis (inflamación de un tendón) o un traumatismos en los dedos, por el esfuerzo que el pie hace cuando se camina al golpe de las chanclas, problemas de sobrecargas musculares, rodillas e incluso espalda.

¿Cómo usarlas y seleccionarlas?

Para no dañar los pies con el uso inapropiado de las chanclas se aconseja:
  • Nunca usar las chanclas para caminar distancias largas.
  • Seleccionar algún modelo de las chanclas más recomendables que apoyan al arco del pie.
  • Escoger chanclas elaboradas en piel. “Es menos probable que unas chanclas de piel de buena calidad provoquen ampollas u otro tipo de irritaciones”.
  • Seleccionar las que tienen suela fuerte.
  • Evitar las chanclas suaves que pueden doblarse por la mitad.
  • Cerciorarse que quedan a la medida del pie. “El pie no debe sobresalir por ningún lado de las chanclas”.
  • Estar atento a las señales de desgaste. “En cuanto haya señales claras de desgaste, es el momento de comprar otras”.
Página construida en HTML5 y CSS3 • Copyright © 2012 CIO - Angel Dolón