DISMENORREA Y OSTEOPATIA

Written by Ángel José Dolón on. Posted in Consejos

dismenorrea_portada En esta ocasión os vamos a hablar de una dolenica que esta ligada a la menstruación y que sufre un alto porcentaje de mujeres. Esperamos que nuestra humilde aportación os ayude a conocer mejor su origen y las diferentes medidas que podéis tomar para hacer esta dolencia más llevadera.

Dismenorrea definición

La dismenorrea se puede definir como el dolor abdominal y/o pélvico intenso que aparece antes de la menstruación o coincidiendo con ésta y dura aproximadamente 24 horas. Se estima que entre el 25% y el 60% de las mujeres la padecen y que entre el 1% y el 15% de los casos presentan el dolor con más intensidad, conocida como dismenorrea severa. Hay que considerarla un trastorno de cierta relevancia, ya que es una causa importante de incapacitación laboral, de automedicación y de consulta.

¿Cómo se presenta la dismenorrea?

La dismenorrea puede presentarse no sólo como dolor aislado, sino asociado a un conjunto de síntomas diversos que engloba otros problemas, como náuseas y vómitos (89%), fatiga (85%), diarrea (60%), dolor de cabeza (45%), dolor en la parte baja de la espalda y también mareo, dolor de piernas, ansiedad, irritabilidad, depresión e hinchazón. En algunos casos, además de los síntomas, se expulsan durante la regla coágulos de sangre o moldes endometriales. Por lo tanto, esta disfunción puede llegar a representar un deterioro del estado físico, psíquico y anímico en las mujeres que la sufren de forma periódica.

¿Qué es la dismenorrea primaria?

La dismenorrea se conoce como primaria cuando se presenta como un dolor agudo o espasmódico en la zona baja del abdomen. En este caso, empieza entre 24 y 48 horas antes del inicio de la menstruación y desaparece gradualmente al final del primer día. Suele producirse en mujeres de entre 17 y 25 años y es poco habitual en edades posteriores o tras haber tenido hijos. En estas mujeres jóvenes, la dismenorrea aparece entre los 6 y los 12 meses siguientes a la menarquía (edad de la primera regla) y no suele ser secundaria a ninguna enfermedad conocida, aunque siempre se debe consultar a su médico. Algunos antiinflamatorios pueden ayudar a aliviar estos síntomas y en ocasiones el tratamiento hormonal (anticonceptivos) también puede ser efectivo. Para disminuir los síntomas se aconseja realizar ejercicio de forma regular (un paseo cada dos días es suficiente), disminuir el consumo de tabaco, alcohol y cafeína y tomar más líquidos (agua, zumos, fruta, verdura). La dismenorrea primaria tiende a permanecer durante toda la vida de la mujer, si bien suele disminuir con la edad.

¿Qué es la dismenorrea secundaria?

Se denomina dismenorrea secundaria cuando el dolor es más continuo y pesado. Suele aparecer una semana antes de la menstruación, pudiendo aliviarse o empeorar durante la misma, o incluso persistir los dolores durante todo el ciclo. Se presenta con mayor frecuencia en mujeres mayores de 30 años y, especialmente, en las que han tenido hijos. La dismenorrea secundaria puede ser un síntoma de una enfermedad subyacente, como por ejemplo endometriosis, miomas uterinos…, por lo que es recomendable acudir al médico. El tratamiento variará según la causa del problema y la gravedad de este.

¿Cuál es la causa de la dismenorrea?

La causa de la dismenorrea dependerá de si ésta es primaria o secundaria. En general, las mujeres con dismenorrea primaria experimentan contracciones uterinas anormales como resultado de un desequilibrio químico en el cuerpo (particularmente la prostaglandina y el ácido araquidónico – ambas sustancias químicas controlan la contracción del útero) y no existe una patología ginecológica como causa de dolor. La dismenorrea secundaria es causada por otros trastornos clínicos. El más frecuente es la endometriosis (una enfermedad en la cual el tejido similar al del endometrio se implanta fuera del útero, generalmente en otros órganos genitales dentro de la pelvis o en la cavidad abdominal, provocando frecuentemente dolor pélvico crónico). Otras posibles causas de la dismenorrea secundaria incluyen:
  • la enfermedad inflamatoria pélvica
  • los miomas uterinos
  • un embarazo anormal (por ejemplo, aborto espontáneo, embarazo ectópico)
  • las infecciones, los quistes de ovario o los pólipos en la cavidad uterina.
desminorrea_tratamiento

Abordaje osteopático

Desde el enfoque osteopático, os vamos a contar como podemos ayudar a una persona cuando nos cuenta que sufre de dolor menstrual. La osteopatía ofrece la posibilidad de tratar estas molestias, así como otros problemas funcionales de la región uroginecológica: dismenorrea, amenorrea, dispareunia, infertilidad, incontinencia urinaria, prolapso…. Así como el seguimiento del embarazo y el posparto, con técnicas sutiles y sin efectos secundarios. A través de la osteopatía, se intenta encontrar la causa del problema. El conocimiento de la anatomía y de la fisiología del aparato reproductor femenino junto con la buena habilidad palpatoria que caracteriza al osteópata, son fundamentales para un buen diagnóstico y tratamiento del problema. En la exploración física se tendrán en consideración una serie de estructuras anatómicas que tienen relación directa con el buen funcionamiento hormonal:
  • La columna dorsal baja, lumbar y pelvis: De estas regiones salen los nervios que controlarán la contracción y relajación de la musculatura de la región, el buen drenaje y su correcta vascularización. Así como los ligamentos relacionados con matriz y ovarios.
  • Sistema visceral: cualquier adherencia en el sistema digestivo y ginecológico provocada por infecciones, traumatismos, cicatrices…, pueden alterar la movilidad de la región y provocar cambios en el tejido que provoquen dificultad en el buen aporte sanguíneo y de información neurológica de la región.
  • Diafragma y suelo pélvico: su buen funcionamiento nos ayudará a mejorar la congestión.
  • Sistema craneo-sacral: la hipófisis es una glándula situada en el centro del cráneo responsable de la secreción de hormonas destinadas a la maduración y rotura de los folículos del ovario donde se fabrican los óvulos. Una alteración del entorno de esta glándula puede provocar alteraciones hormonales. A través de la osteopatía craneo-sacral trabajamos este entorno con unas maniobras muy sutiles pero muy efectivas.
Desde el punto de vista osteopático siempre trataremos al paciente de forma integral, es decir, valoraremos todos sus sistemas para ver cuál está en disfunción, aunque a veces esté a distancia de la zona sintomática y teniendo en cuenta también su estilo de vida, ya que el estrés, el sedentarismo y una mala nutrición también pueden alterar el buen funcionamiento hormonal.

Consejos

  • También son importantes los factores alimenticios. Por ejemplo, los alimentos refinados aumentan los niveles de azúcar en sangre, que favorecen la producción de sustancias químicas inflamatorias en todo el cuerpo, una de ellas: la prostaglandina.
  • Por tanto, sobre todo para mejorar el Síndrome Premenstrual, deberíamos eliminar alimentos blancos, como: el azúcar y harinas blancas, ingerir los menos cereales posibles (2 raciones al día), eliminar de la dieta los lácteos, sobre todo helados, requesón y yogur. También productos refinados como la bollería industrial, la carne roja y la yema de huevo. Los días posteriores a la ovulación, se debería consumir una dieta rica en verduras, frutas frescas, pollo, pescado, legumbres y productos derivados de la soja.
  • En relación con la actividad física, deberíamos saber que el síndrome pre-menstrual mejora con la actividad aeróbica como nadar, ir en bici, la marcha (correr, no es recomendable, pues puede aumentar el dolor debido a los impactos) y los estiramientos son ideales para distender, relajar y movilizar estructuras (pilates, yoga, etc.).
dismenorrea_emocional

Componente emocional

La mujer que presenta problemas o anomalías relacionadas con su menstruación actúa en reacción a su propia madre, más concretamente a ese modelo (espejo) de madre y mujer que para ella ha representado por cercanía y conexión emocional. De manera genérica, toda mujer que sufre problemas con su menstruación debe analizar con detalle las pautas, normas, referentes y valores que pueda haber interiorizado de su madre como primer y más importante modelo materno y femenino que fue. Ahí radica la clave principal de sus rechazos y temores internos con respecto a su propia función materna y su feminidad: la no aceptación para sí misma de aquel modelo. Tomar conciencia y comprender ésto, proporcionará a la mujer la capacidad de liberarse de esos programas inconscientes para poder fluir libremente, sin ataduras, sin imposiciones, sin condicionantes sociales y culturales; amando su cuerpo, respetando sus capacidades e identificándose plenamente con su función materna y femenina. Desde nuestro Centro Integral de Osteopatía os invitamos a que nos conultéis cualquier duda sobre los tratamientos enumerados en nuetro artículo para ayudaros a reducir estas molestias periódicas. Para una consulta más específica o reconocimiento en profundidad, podéis llamar y pedir cita en nuestro teléfono o mediante un mensaje privado de facebook.

Etiquetas:,

Página construida en HTML5 y CSS3 • Copyright © 2012 CIO - Angel Dolón