Publicación etiquetada ‘estómago’

EL HOMBRO Y SU RELACIÓN CON EL ESTÓMAGO

Written by Ángel José Dolón. Posted in Anatomía

El estómago produce dolor referido al aparato locomotor: dolor a nivel de la escápula izquierda, zona dorsal a ese nivel, diafragma y sobre todo el hombro izquierdo que puede presentar problemas de tendinopatías o artropatías.

Estos dolores pueden ser continuos o empeorar al adquirir posiciones mantenidas o exceso de trabajo en ese brazo, pero también suele tener una relación con los horarios de las comidas y en ocasiones puede alterar el sueño entre las dos y las cuatro de la madrugada.

FUNCIÓN Y SÍNTOMAS

Haciendo una breve referencia anatómica, recordamos que el estómago es un saco muscular extensible delegado a acoger el alimento ingerido. Insertado entre el esófago y el duodeno, lo situamos en la región debajo del diafragma izquierdo, tiene un orificio de entrada, el cardias y uno de salida, el píloro.

Los síntomas principales que nos hacen sospechar de un problema funcional de estómago puede ser la existencia de acidez, dolor, reflujo, tos seca durante la digestión y procesos digestivos lentos y pesados. Normalmente la palpación puede resultar molesta. Si no existe dolor pero los demás síntomas están presentes, habría que sospechar de algún problema de tipo hormonal, bien por tensiones emocionales o por desarreglos en las hormonas sexuales (esto explica las alteraciones del estómago durante el embarazo y en la menstruación).

TRATAMIENTO Y RECOMENDACIONES

Comentar la necesidad de ir a su propio médico, para hacer una valoración tempestiva del tipo de desorden y, si es necesario, una visita a un especialista y un examen instrumental idóneo con el fin de elaborar un tratamiento apropiado; sin embargo se puede asociar un tratamiento osteopático que ayude a aliviar los síntomas reportados, con un enfoque más amplio que establezca correlaciones anatómicas entre el estómago, la espalda y el hombro izquierdo.

El tratamiento incluirá la resolución de cualquier restricción de movilidad presente en el estómago, que impidan su mecánica fisiológica bajo la influencia de la respiración, por medio del diafragma. Cada víscera está influenciada por la respiración y dotada de una cierta libertad de movimiento. Cuando esta mecánica es alterada por traumas, cicatrices o patologías específicas, se habla de restricción de movilidad, y esto pertenece a las llamadas disfunciones osteopáticas.

Con técnicas no invasivas como la manipulación visceral, trabajaremos para aliviar aquellas tensiones que pueden alterar la armonía de la víscera en cuestión, trabajando las estructuras fasciales en la que está envuelta, con el fin de restituir su movilidad fisiológica.

Se incluirá en el tratamiento un reequilibrio de la columna y de las zonas que puedan perturbar las informaciones neurovegetativas directas al órgano y que actúan sobre la motricidad y sobre el tono del cardias y píloro (orificios de entrada y salida del estomago).

También la vascularización y por lo tanto el aporte de flujo sanguíneo que tendrá que hacerse correctamente, tarea del osteópata es garantizar una buena activación vascular para garantizar el estado de salud del estómago. El objetivo es el de eliminar las tensiones músculo-fasciales creadas por el estado de irritación del estómago, que repercutirán sobre la estructura esquelética adyacente al órgano o más distantes, pero conectadas a ello por medio de fascias y el sistema neurológico; impidiendo el buen funcionamiento de las articulaciones examinadas y determinando irritaciones y inflamaciones a las mismas (contracturas musculares, algias y tendinitis).

Asociando consejos sobre alimentación que mejoren el funcionamiento del estómago llevando a cabo una dieta básica sana sin lechuga, acelgas y coles (cuya celulosa es muy difícil de digerir) y sobre todo evitar alimentos en los que en su digestión se producen ácidos como los lácteos, carnes, café, tabaco, pan refinado, etc… que no fatiguen el trabajo del estómago y acompañando todo esto con un tratamiento de plantas medicinales, se podrán obtener buenos resultados sobre la sintomatología en los días sucesivos al tratamiento.

EL ESTÓMAGO Y LA CONFIANZA

Written by Ángel José Dolón. Posted in Emociones, Uncategorized

FUNCIONES FISIOLÓGICAS

El estómago es el órgano principal de la digestión y la parte más grande del aparato digestivo, es un saco muscular situado entre el esófago y el intestino delgado, en la parte superior del abdomen y se encuentra justo debajo del diafragma. Tiene la forma de un saco elástico que puede aumentar o disminuir su tamaño según la cantidad de alimento que contenga. Este órgano posee dos aberturas: una que comunica con el esófago, por donde entran los alimentos, que se llama cardias, y otra de salida que los conduce a los intestinos, una vez digeridos, que se llama píloro.

Este órgano ayuda a recolectar y descomponer los alimentos, facilitando la digestión en los intestinos. Almacena, mezcla y digiere los alimentos que comemos y actúa para protegernos de microorganismos infecciosos que podemos haber ingerido. Después de que la comida es masticada y humedecida en la boca, a través del esófago pasan los alimentos en bruto que acaban de ser preparados por la acción del masticado de la boca. Después mezcla y disuelve estos alimentos ingeridos, gracias a los jugos gástricos que segrega y los prepara para el proceso de asimilación. Así pues, el estómago es el órgano que se encarga del aspecto “material” de la digestión; en él empieza verdaderamente el proceso de digestión, en el sentido amplio de digerir la propia realidad, los sucesos y emociones que tienen lugar en la vida, y la comida. Aquí es donde se asimilan por vez primera los anhelos, deseos insatisfechos, presiones mundanas y conflictos externos.

RELACIÓN EMOCIONAL

El cerebro se alimenta del mismo modo por las situaciones y los acontecimientos de la vida. Cada estómago tiene su propio funcionamiento. Por más que la forma general sea la misma, la digestión puede ser diferente de una persona a la otra. Así, la forma de del estómago está en relación con la personalidad de cada individuo y refleja el modo en que absorbemos e integramos la realidad y la capacidad en digerir las nuevas ideas o las nuevas situaciones. Puede compararse a un barómetro indicando el grado de apertura y el modo de reaccionar en la vida. Los problemas de estómago aparecen cuando la realidad cotidiana de cada persona está en conflicto con sus propios deseos y necesidades. Estos conflictos se vuelven a encontrar habitualmente al nivel de las relaciones familiares, amicales o de relaciones de trabajo.

Todos los problemas del estómago se relacionan en forma directa con la dificultad para aceptar o digerir a una persona o a un acontecimiento. La persona que los padece manifiesta intolerancia y temor ante lo que no es de su agrado. Se resiste a las ideas nuevas, sobre todo a las que no proceden de ella. Tiene dificultad para adaptarse a alguien o a algo que va contra sus planes, sus hábitos y su manera de vivir. Tiene un crítico interior muy fuerte que le impide ceder y dejar hablar a su corazón, al cual no quiere aceptar incondicionalmente. Es posible que también se acuse a sí misma de falta de audacia.

El mensaje que recibes de tu estómago es que dejes de querer controlarlo todo, resistiéndote a las ideas de otros. En lugar de creer que eres incapaz de cambiar a los demás o a una situación determinada, toma consciencia de tu propia capacidad para hacer tu vida.

OTROS PROBLEMAS DIGESTIVOS Y LA RELACIÓN CON LAS EMOCIONES

  • DOLOR DE ESTOMAGO

    Cuando duele la parte alta del abdomen, es decir, la región del plexo solar, el cuerpo envía el mensaje de que esta persona se preocupa demasiado por los demás y siente miedo por ellos. Cuando duele la parte baja del abdomen (debajo del ombligo), el cuerpo envía el mensaje de que esta persona se preocupa demasiado por lo que sucede en el momento y siente miedo por sí misma. Puede tener la impresión de que alguien quiere destruirla para lograr sus fines.

    En el primer caso, tu cuerpo te dice que dejes de creer que has venido a la Tierra para preocuparte constantemente por la felicidad de todos tus seres queridos. Puedes sentir compasión por ellos, pero nadie te pide que enfermes por su causa. Debes aprender a dejarlos vivir sus experiencias y a ayudarlos sólo cuando te lo pidan, respetando siempre tus límites. Con respecto a la parte baja del abdomen, tu cuerpo te dice que crees que preocupándote mucho tendrás más oportunidades de hacer desaparecer los acontecimientos o las personas que te dan miedo en ese momento. Si te sueltas tendrás muchas más oportunidades de encontrar la solución adecuada, porque así permanecerás centrado. Cuando te preocupas pierdes tu centro y tus decisiones se basan en el miedo y no en tus verdaderas necesidades.

  • ARDOR DE ESTOMAGO

    El ardor de estómago es señal de que algo, una situación, un suceso, una persona me quema, me acidifica, me enfurece. La situación me parece irritante, injusta y vivo interiormente impotencia. Cuando tal situación me sucede, puedo preguntarme: “¿qué es lo que me quema o me pone furioso? ¿Qué es lo que a mí no me gusta y que no consigo digerir?”

  • GASTRITIS

    La gastritis es una inflamación aguda o crónica de la mucosa del estómago, lugar donde empieza el proceso de digestión. Si hay inflamación, hay irritación e ira frente a algo o a alguien a quien no digiero: ciertas cosas no pasan como quisiera, o puede ser una o personas que no actúan como lo deseo. Puedo tener el sentimiento de haber sido engañado y de estar cogido en una situación. Estoy irritado por algo que absorbió mi sistema de digestión y la realidad “digerida” me molesta en alto grado. Aprendo a aceptar las situaciones y a los demás tales como son, sabiendo que el único poder que tengo es el poder sobre mí mismo.

RECOMENDACIONES

Entre las técnicas terapéuticas que pueden ayudar a conectar la parte digestiva con la emocional se encuentran: El masaje. Puede calmar el dolor al aliviar la estimulación del sistema nervioso simpático que a menudo se observa en problemas gastrointestinales. Ya sea en el abdomen o por reflexología, es muy útil para aliviar el íleo y el estreñimiento.

Osteopatía visceral. La liberación de algunos puntos en la columna vertebral y los músculos grandes del dorso y el tronco disminuye su efecto reflejo en la región abdominal y mitiga el dolor ,pero sobretodo la manipulación visceral a través de la osteopatía se ha comprobado con técnicas manuales suaves que estimulan la movilidad normal, el tono y el movimiento de una viscera en este caso el estomago y sus tejidos conectivos. Esta manipulación puede potenciar y mejorar el funcionamiento de este órgano y la integración estructural de todo el cuerpo.

Relajación y psicoterapia. Dados los conocimientos actuales sobre el eje cerebro-intestinal y las interacciones asociadas, es lógico que el tratamiento mente-cuerpo se utilice. La relajación muscular progresiva y los ejercicios respiratorios, por separado o en conjunto, ayudan a disminuir la estimulación simpática y favorecen la comodidad. Al reducir la ansiedad relacionada con el dolor demuestran el fenómeno psicosomático y la capacidad de autorregulación que tiene la persona. Con las imágenes dirigidas se logra un estado de atención enfocada en el que la mente se muestra más receptiva a la sugestión. Se utiliza para reducir las molestias intestinales. La psicoterapia cognitiva-conductual de intervención familiar a menudo incluye la enseñanza de destrezas de adaptación, sociales y de relaciones.

UN CONSEJO

La lección es que nuestro cuerpo necesita ser alimentado adecuadamente. Demasiado o muy poco, causará problemas. El sistema digestivo tiene que estar funcionando bien sin sobrecargarlo. Un estilo de vida más moderado y una buena dieta dará lugar a una función interna más armoniosa que nos provea con energía vibrante, un cuerpo fuerte, y quizás lo más importante, una mente tranquila con ideas claras, emociones equilibradas y una sensación de seguridad.

REFLEXIONES

Confía más en los demás, de la misma forma que debes confiar en que tu estómago es capaz de digerir tus alimentos. No necesitas decirle a tu cuerpo cómo ser un cuerpo ni cómo digerir. Lo mismo sucede con tu entorno. Todos y cada uno tenemos una manera diferente de ver la vida. No es casualidad que el estómago esté ubicado en la región del corazón. Debemos aceptar a todos con amor, es decir, aceptar las particularidades de todos y cada uno. Los pensamientos negativos no te benefician: bloquean tu evolución, así como tu estómago bloquea la digestión. Si te vuelves más tolerante hacia los demás, tolerarás mejor los alimentos que ingieres.

Página construida en HTML5 y CSS3 • Copyright © 2012 CIO - Angel Dolón