Tendinitis en el talón de Aquiles

Written by Ángel José Dolón on. Posted in Consejos

Lesión tendón de aquiles

En los círculos médicos de atención al deporte se viene observando en los últimos tiempos un aumento exagerado de la patología que concierne al tendón de Aquiles. Esto se atribuye a la suma de factores causales nuevos que se añaden a los tradicionales, fundamentalmente por la llegada al mercado de una gran variedad de calzado que muchas veces está diseñado en función de la mejora deportiva y no del confort o la protección del deportista frente a la lesión. También concurren otros factores como el uso de superficies duras, los entrenamientos inadecuados y la falta de tiempo o paciencia cuando aparecen los primeros síntomas para abordar el problema en su comienzo y no cuando el daño es avanzado y difícil de solucionar.

DEFINICION

Es la inflamación del tendón en cualquier punto de su recorrido. La patología específica en el punto de inserción se reconoce como “entesitis”.

Causas

  • Cambios en la altura del tacón. Si en la vida normal se calzan zapatos de tacón alto y en la práctica deportiva
  • se eliminan, el tendón sufre una tracción desacostumbrada en condiciones de esfuerzo, provocando su irritación.
  • Compensación de un arco plantar doloroso. El deportista fuerza la tracción del Aquiles al modificar el apoyo plantar para evitar el dolor del arco.
  • Las desviaciones axiales del tobillo como el pie cavo-varo obligan a una dirección de tracción que fuerza más unas fibras, en este caso las de inserción externa, que otras.
  • La hiperpronación por una talonera muy blanda.
  • La marcha y carrera en cuestas hacia arriba estiran continuamente el tendón forzando sus límites de elasticidad.
  • La presión directa sobre el tendón como ocurre con el calzado de contrafuerte rígido o con las botas de esquí si están muy ceñidas.

Clínica

El dolor es el signo principal. El paciente describe un dolor insidioso por la mañana, al levantarse y dar los primeros pasos, que desaparece total o parcialmente con la marcha y que vuelve con mayor intensidad durante y después de la actividad física. Conforme pasa el tiempo, el dolor se hace más constante, incluso permanente, impidiendo la práctica deportiva.

Exploración tendón de aquiles

La palpación es dolorosa. Se recorre pinzando con dos dedos el tendón en todo su recorrido, buscando el punto más doloroso y la presencia de nódulos que lo engrosen. Se puede completar repitiéndola mientras el paciente realiza movimientos de contracción muscular y de flexo-extensión del pie.

Ecografía tendón de aquiles

Diagnóstico

Se deduce por los datos del interrogatorio y exploración y por el resultado de las pruebas complementarias que actualmente se han reducido a dos: la ecografía y la Resonancia Magnética. La ecografía es el método más rápido, sencillo y barato, de gran fiabilidad si lo realiza un experto. La Resonancia es definitiva; permite una visualización en detalle del entramado del tendón, de su inserción y de las lesiones acompañantes y es un dato muy fiable para planear el tratamiento.

Tratamiento de la Tendinitis de Aquiles con osteopatia y fisioterapia.

El tratamiento de elección es conservador, relegando el quirúrgico al fracaso del mismo. Ante la aparición de los primeros signos de tendinitis, se debe parar cualquier tipo de actividad deportiva y aplicar un tratamiento antiinflamatorio, con medicación que nosostros aconsejamos dependiendo de la gravedad la utilizacion de la homeopatía o unas recomendaciones bionutricionales con el objetivo de bajar la acidosis y tomar los componentes necesarios para la regeneración tendinosa ,y por último la aplicación de frío local.

Comenzará entonces un proceso de investigación de las causas predisponentes:

  • Anatómicas. Desviación axial del talón, detección de un pie pronador, un pie cavo o plano, un talón varo o valgo, la presencia de un Haglund por desarrollo excesivo de la tuberosidad del calcáneo, etc.
  • Deportivas. Estudio del calzado, de la consistencia de la suela y del contrafuerte. Consideración de la superficie de entrenamiento y competición, sobre todo de su dureza y adherencia. Reflexión sobre los sistemas de entrenamiento, gestos técnicos, estiramientos incontrolados, ejercicios excesivos con pesas, etc.
  • Causas de origen sistémico, como reumatismos, procesos infecciosos, metabólicos y alteraciones musculares o neuromusculares y tambien psicosomaticas.
electromedicina

El tratamiento abordará entonces la corrección de esas causas

  • Modificando los sistemas de entrenamiento, los malos gestos técnicos, el calzado y las superficies para la práctica deportiva.
  • Mejorando y amortiguando el apoyo plantar y compensando los defectos anatómicos con plantillas a medida.

Se completa el tratamiento conservador con el resto del arsenal terapéutico a nuestro alcance, utilizando los recursos de la electromedicina:

  • ultrasonidos
  • diatermia capacitiva
  • crioterapia
  • electroestimulación
Vendaje neuromuscularAunque el método más efectivo parece la realización de entrenamiento excéntrico y/o la utilización del AirHeel.

A nivel osteopático trabajamos el componente visceral que puede conllevar a una vasoconstricción en su metamera correspondiente que puede ser, en algunos casos, el origen de la lesión, por ejemplo, los riñones con el tendón de aquiles. En estos casos es primordial tratar el tendón, la acidosis y la viscera al mismo tiempo.

Muchas veces existe un componente psicológico que nos indicara la presencia de emociones contenidas que convierte la acción y el movimiento de una parte de nuestro cuerpo en un acto difícil y doloroso.

La zona afectada expresara con precisión que área en el plano personal tendrá que cambiar la manera de actuar, moverse o comportarse. Tendra sin duda que hacer una pausa o bien tratar de tener un comportamiento más suave, estando más receptivo a cualquier señal.

Etiquetas:, , ,

Página construida en HTML5 y CSS3 • Copyright © 2012 CIO - Angel Dolón