La mayoría de las personas han oído hablar de escoliosis y saben que es una desviación de la espalda, pero al preguntarles si saben cómo se produce, nadie sabe realmente como y si no se saben las causas no se pueden evitar los problemas.

Según la medicina en España, la escoliosis se puede clasificar según distintos criterios, como por ejemplo desde el punto de vista etiológico se conocen varios tipos:

1.- ESCOLIOSIS IDIOPÁTICA

Es el tipo de escoliosis más frecuente que afecta a cerca del 75% de la población. Esta desviación a su vez puede ser clasificada en dos tipos más de escoliosis dependiendo de la edad en la que se presenta, las características más frecuentes de ella son el hecho de que no exista dolor, sino que una deformación del tórax y asimetría del talle.
a) Escoliosis precoz: que a su vez puede ser subdividida en:

– Infantil: esta se inicia entre los 0 y los 3 años. Y puede ser muy grave.
– Juvenil: se inicia entre los 3 y 10 años

b) Escoliosis tardía: se inicia luego de los 10 años.

2.- ESCOLIOSIS CONGÉNITA

Es aquella que viene de alteraciones congénitas. Este tipo de escoliosis es de menor frecuencia que la idiopática, las causas son defectos de la formación ósea o muscular.
Tratamiento para la escoliosis congénita: Para el caso de la escoliosis congénita sólo puede ser quirúrgico con ayuda de la fisioterapia y la osteopatía.

3- NEUROMUSCULAR

(habiéndose desarrollado como síntoma secundario de otra condición como espina bífidaparálisis cerebralatrofia muscular espinal o trauma físico): son las menos con excepción de las traumáticas.

 La escoliosis Idiopática

En la osteopatía, de los varios tipos de escoliosis hay principalmente dos, una viene inducida por un problema genético, patología o trauma físico que hace descompensar el crecimiento de la anatomía, de forma que no sea simétrica; la otra es la idiopática y por malas posturas, que descompensan a la estructura de la pelvis y columna.

Hablemos de las Idiopáticas. Se dividen en dos grandes grupos

1-    Los producidos directamente por problemas estructurales (sistema musculoesquelético).

2-    Los producidos por problemas viscerales (estómago, hígado, riñón, etc.)

Hay una expresión que muchas veces suele ser errónea y es cuando se dice que algo “es de nacimiento” y es lo que pasa con la escoliosis.

Sólo en muy pocas ocasiones el problema “es de nacimiento”, es decir por un problema genético, la mayoría de las veces que a un bebé se le detecta un problema de cadera, hombros, cráneo, piernas, etc., suele ser o porque no se ha cambiado lo suficiente de postura dentro del útero, porque la madre no tiene la pelvis equilibrada, porque en el parto se ha sacado el bebé con fórceps o ventosa, o que al sacar al niño se le hace daño en los hombros o caderas.

Todo esto influye en la estática del cuerpo, ya que en cualquiera de los casos se desestabiliza la columna y es vital que se trate al bebé cuanto antes ya que es muy fácil corregir los problemas en esta etapa.

Por otro lado, están las “escoliosis infantil y la del adolescente” en las que además de dar la cara los efectos de lo anteriormente descrito, se le añaden las malas posturas que se cogen en el colegio, juegos, comedor, etc. En esta etapa es crucial.

En el caso de padecer algún problema en órganos o vísceras, o al haber pasado por procesos con dolor o tensiones emocionales, aparecen adherencias en dicho órgano o víscera lo que a través de las fascias tiran de los huesos modificando su postura. Y en el caso de tensión pasa igual solo que partiendo de un bloqueo en el diafragma.

Como no puede ser de otro modo los accidentes, caídas de culo, cabeza, esguinces y demás que casi siempre suelen ocurrir, nos influyen en la estática.

¿Cómo se produce una escoliosis idiopática?

En el caso de una caída de culo, por ejemplo, la mayoría de las veces se cambia de postura los huesos del coxis y sacro, modificando la pelvis, provocando que una pierna se quede relativamente más corta que otra, lo que repercute directamente en la columna.

El dolor produce una tensión se contrae el diafragma, lo que altera el movimiento del hígado, estómago y demás órganos, todo esto produce una tensión que modifica desde la pelvis hasta las costillas y como no, pasando por la columna, produciendo o acentuando un problema. Lo mismo pasa cuando el problema empieza en un órgano como, por ejemplo, en el caso de una congestión hepática, el hígado empuja las costillas y estas a su vez mueven las vértebras dorsales.

En el caso de un esguince de tobillo, los músculos de la pierna se ven afectados y como si fueran cuerdas tiran de los huesos de la pelvis, provocando que una pierna se quede relativamente más corta que otra (adaptación), modificando la columna, a lo que se une el efecto de la cojera.

Cuando se trata de un golpe en la cabeza, se ven afectados varios puntos de equilibrio, las cervicales y mandíbula que, junto con las contracturas de la musculatura cervical, provocan una inclinación de la cabeza, que para no andar mal compensamos cambiando la postura de los hombros y caderas, con lo que provocamos una escoliosis.

En el caso de los brazos, un golpe puede cambiar la postura de los hombros, clavícula, etc., con lo que también se cambia la de la cabeza y caderas, con el mismo resultado de antes.

La sorpresa viene al explicar que, en la escoliosis idiopática, un porcentaje muy alto son producidas por problemas emocionales.

Cuando tenemos una tensión emocional se contrae el diafragma, lo que modifica el movimiento del hígado, estómago y demás órganos, al mismo tiempo se eleva el trabajo del hígado y de las glándulas suprarrenales para producir más adrenalina y soportar la situación, todo esto produce una tensión que modifica desde la pelvis hasta las costillas y como no, pasando por la columna.

Terminamos por la falta de ejercicio y sobre todo de estiramientos bien ejecutados, que mantendrían un equilibrio en la estática.

De todo lo anterior se concluye que son muchísimas las causas de un problema de espalda y que casi nunca se les ha dado importancia a muchas de ellas, es necesario estar pendiente y tratar el problema rápidamente.

Evitar una escoliosis idiopática

Es importante conocer los síntomas.

1-    Cabeza inclinada

2-    Hombro más alto del otro

3-    Un lado de la cintura con más curva que la otra

4-    Una cadera más alta que la otra

5-    Un brazo o una pierna más corta que otra

6-    Un pie más abierto

7-    Una rodilla más flexionada

Se recomienda hacer revisiones periódicas como prevención con personal cualificado, pediatras, fisioterapeutas, osteópatas, etc. y cuando se detecta alguno de estos síntomas en necesario hacerla de inmediato para que se corrija lo más pronto posible.

Solución de una Escoliosis Idiopática

Con la osteopatía, se consigue dar equilibrio a la columna a través del trabajo desde los pies hasta la cabeza, normalizando las líneas de equilibrio, por lo que trabajando músculos, huesos, órganos y emociones se proporciona dicho equilibrio.

La osteopatía, se convierte en una herramienta óptima para tratar el problema.  A través de un correcto diagnóstico, el tratamiento dependerá del tipo de curvatura, con objeto de actuar sobre una zona concreta para reducir las desviaciones de cada paciente. En combinación con el trabajo en consulta con el osteópata, se establece una rutina de ejercicios que planificara y llevara a cabo el fisioterapeuta.

Ejercicio y estiramientos bien realizados son la base de un buen mantenimiento, junto con una buena higiene postural.

Podemos trabajar la simetría del cuerpo e incidir en aquellos movimientos que estén más limitados a causa de la curvatura escoliótica para aproximarnos a la estructura natural de la columna vertebral. Nuestros pacientes serán capaces de no tener molestias o limitaciones, y además aumentar la resistencia, coordinación, flexibilidad y fuerza de su columna.

El trabajo en equipo por todo el personal profesional cualificado (pediatra, traumatólogo, ortopeda, fisioterapeuta y el osteópata) será de vital importancia para que la recuperación y bienestar del paciente sea lo mas acertada a su problema pues cada patología de columna es diferente en cada niño.