El otoño, con menos horas de luz, más frio y humedad, llega marcando el inicio de una vuelta hacia dentro, tiempo de trabajo hacia nosotros, nuestra familia y proyectos personales. Sabemos bien que nos espera tiempo de trabajo cuidadoso, por eso es necesario que nuestro organismo esté preparado.

El momento de cambio de estación es ideal para la Depuración del Otoño, que implica limpiar el organismo y preparar la alimentación del invierno, que deberá ser más rica, completa y calórica.

En la medicina china el otoño está asociado con el elemento metal, con los pulmones y el intestino grueso. El elemento metal gobierna la piel y los cabellos. Este elemento favorece la conexión entre las ideas, las emociones, el intercambio de información entre el exterior y el interior.

Los problemas pulmonares y cutáneos, muy comunes en las estaciones frías, están relacionados entre sí. Eccemas y erupciones suelen ser un sistema de eliminación de los desperdicios.

A su vez pulmones e intestino grueso tienen una estrecha relación y especialmente en el otoño e invierno deberán trabajar conjuntamente.

Ideas para prepararnos:

Fortalecer los Pulmones.

La práctica de la respiración consciente y profunda es una de las maneras más sencillas e importantes para la salud en general. El oxígeno, una buena respiración, son tan importantes como un buen alimento en el momento adecuado.

Si fuma, le invito a que se plantee la opción de dejarlo.

Busque una actividad física que estimule el trabajo de sus pulmones, hacer yoga, bailar, saltar a la comba, siempre que su condición física lo permita, dedique un tiempo a diario a cuidarlos.

Abrigar con cariño y atención cuello, pecho y espalda.

Eliminar todo producto enlatado y empaquetado pues los conservantes con los que se elaboran son potentes alergenos. Le invito a ver el post sobre Salud Respiratoria y Alimentación

Limpiar el Intestino

Plantéate al menos un fin de semana, comiendo abundante fruta y verdura. Aprovecha las que son propias de la estación. En la mañana opta por las frutas, tanto masticadas como en zumo. Aprovecha la uva, que ahora se está recogiendo y que es un excelente tónico para los pulmones y el intestino grueso.

En la tarde opta por caldos de verdura que incluyan apio, ajo y perejil.

Infusiones de bardana, consuelda, raíz de regaliz, corteza de cerezo, entre otros, que puedes tomar a pequeñas dosis, pero de manera constante.

Limpiar la Piel

Lavarte todos los días con un buen masaje que elimine restos de piel. Puede ser con un cepillo suave o con una mezcla que incluya hojuelas de avena que harán las veces de exfoliante.

Aceites de Almendra, jojoba o aceite de oliva, con movimiento circulares que activen la circulación.

Libérate del estrés

El masaje puede ayudarnos y mucho a combatir estados apáticos o algo más melancólicos de lo habitual y tan propios de estaciones que tienen menos horas de luz. Se trata de activar y equilibrar los canales por donde circula nuestra energía, acompañado de osteopatía  para equilibrar todo el sistema inmunitario y prepararnos para la nueva estación.

Un buen masaje no solo relaja, un buen masaje también es sanador porque ejerce una acción sedante y además se recomiendan en diferentes enfermedades degenerativas como es el caso de la artritis, osteoporosis o fibromialgia.