La plagiocefalia es una malformación asimétrica de la cabeza provocada por presiones externas. Puede ser causada por una serie de factores relacionados con el posicionamiento, tales como un largo periodo de tiempo en la incubadora, el proceso durante el nacimiento o la posición en el útero. Aunque sobre todo es la preferencia del bebé por una determinada postura al dormir o al estar acostado, lo que conduce al problema. Una de las causas frecuentes en este último caso, es una alteración física denominada torticolis (85% de los casos), producida por el espacio reducido del bebé en el útero. Existe una asimetría en los músculos del cuello que flexionan la cabeza y la inclinan hacia el lado afectado girando la cara hacia el lado opuesto. Cuando uno de estos músculos está tenso, obliga al niño a dormir sobre el lado afectado y la parte de atrás de la cabeza tiende a aplanarse debido a la maleabilidad de los huesos craneales de los bebés. Todo ese lado, incluida la oreja, se desplaza hacia adelante y la cabeza adquiere una forma peculiar. En muchos casos, se produce un abombamiento de la frente en ese mismo lado por el mismo motivo.

Tipos de plagiocefalia

Lo más común es que observemos esta zona más plana en la parte posterior del cráneo (plagiocefalia posterior). A veces, mucho más inusual y raro, puede existir en la zona anterior craneal (plagiocefalia anterior).

De igual forma, la plagiocefalia puede existir a nivel bilateral, lados derecho e izquierdo del cráneo, o sólo presentarse o ser más acentuada en un lado de la cabeza.

El principal problema en una plagiocefalia es que una sutura (línea de unión) se cierra antes que las otras, y el cráneo solo crece en la dirección que queda sin unir. En base a esto distinguimos estos tipos de plagiocefalias:

¿Qué origina la plagiocefalia?

Hay varias causas por la que puede desarrollarse una plagiocefalia.

Posicional

Es la causa más común. Es decir, debido a una postura, la cabeza del bebé recibe una presión constante y mantenida en una zona de su cabeza. Esto hace que no se dé un crecimiento homogéneo de su cráneo. La parte que está apoyada más tiempo no crece de igual forma que el resto de la cabeza. La presión impide que esos huesos al crecer se expandan y crezcan en su forma natural. De ahí esa área se queda plana.

Dentro de esta causa, podemos diferenciar a su vez varias posibilidades:

Intrauterina:

El bebé nace con el aplanamiento debido a que esa postura la ha tenido dentro del vientre de la mamá de forma mantenida. Es frecuente en casos de embarazos múltiples o bebés muy grandes que no se han movido mucho en la última etapa de la gestación.

Después del nacimiento:

Se da sobretodo en casos de bebés muy tranquilos, que duermen mucho y que por tanto tienen una misma posición durante mucho tiempo.

Otras patologías:

Hay patologías que condicionan la posición de la cabeza del bebé, como la tortícolis. De igual forma, en casos de tortícolis, el bebé tiende a mirar más hacia un lado que otro. Por lo que un lado de su cabeza está más tiempo apoyado, condicionando de esta forma dicho aplanamiento craneal.

Por el canal del parto

Puede darse el caso de que el bebé este mucho tiempo encajado en la pelvis de la madre. Si esto ocurre puede sufrir presiones desiguales en su cráneo desencadenando una plagiocefalia.

Craneosinostosis

Se trata de una afectación congénita en la cual la unión entre uno hueso y otro del cráneo se cierra de forma prematura. Esto genera, que el cráneo por ahí no pueda crecer con su forma normal. De esta forma quedaría plana y estaríamos ante una plagiocefalia.

El tratamiento de la plagiocefalia en osteopatía:

La Osteopatía permite detectar, no sólo visualmente, también palpatoriamente, las tensiones generadas en el cráneo y en sus membranas internas y reducir y/o corregir el efecto adverso, que afecte las estructuras contenidas en este y las que emergen o acceden (nervios, arterias, venas). Hay que conocer la anatomía del cráneo para colocar en los lugares precisos los contactos, y entender la fisiología de éste para identificar como fisiológico o no aquello que las manos sienten y actuar según convenga, a menudo descomprimiendo las suturas afectadas, permitiendo que el cuerpo recupere su normal función, tanto estructuralmente, como también, puesto que está ligado, circulatoriamente y de flujo del líquido cefalorraquídeo y nervioso.

Tratamiento preventivo:

de postura para que el cráneo pueda desarrollarse en los diferentes planos sin mantenimiento de tensiones deformantes.

Charlas a los padres las últimas semanas de embarazo serían clave para conseguir prevenir las deformidades.

Un diagnóstico precoz de pequeñas asimetrías craneales es la mejor prevención; de ahí la conveniencia de siempre realizar una revisión osteopática del bebé al nacer. Cada vez son más las familias que acuden al centro para que se haga un tratamiento osteopático del niño tras el parto, aunque no haya patología, esto hace que la detección de cualquier anomalía sea de manera temprana y que todo sea mucho más rápido. Resultan ser sesiones enriquecedoras además donde informo a las familias de todo lo que concierne al bebé en esta etapa a nivel musculoesquelético.

El uso de colchones adecuados para los primeros meses, así como cojín para la plagiocefalia puede ser una ayuda para prevenirlo, pero sin perder de vista todo lo que comento anteriormente y preferiblemente tras consultar al profesional. Sólo un cojín o sólo un colchón no evitarán que aparezca si hay factores previos al nacimiento, por ejemplo, o posturas mantenidas en hamaquitas…

Tratamiento osteopático de la plagiocefalia:

En la primera sesión se valora el cráneo y el mecanismo que ha ocasionado dicha deformidad.

El tratamiento se centra en pautas a las familias para casa, ejercicios y un tratamiento osteopático para modelar el cráneo. El tratamiento osteopático siempre debe ser agradable para el bebé y en ningún momento produce dolor. El trabajo con las familias es fundamental, así como la terapia craneosacral, valorando y tratando cada una de las partes del cráneo, así como su extensión hacia columna.